Aunque en todos los países americanos el maíz es una presencia constante en la cocina, es menos habitual en la gastronomía europea, por lo que es importante saber cómo prepararlo.

Cómo cocinar el maíz

El maíz no es solo un alimento fundamental en muchas zonas del planeta, sino que ha tenido desde la antigüedad un significado identitario y cultural.

En caso de que compres la mazorca al natural, es posible que tengas que limpiarla de sus hojas. No obstante, en el mercado, de forma general, ya las venden limpias, en cuyo caso, sólo tendremos que preocuparnos de lavarlas antes de cocinarlas.

Una vez tenemos la mazorca limpia y lavada, es hora de cocinarla. Vamos a necesitar un pincel de cocina, para untarla de mantequilla de calidad o de aceite de oliva virgen extra; una cazuela para cocerla y una sartén o parrilla donde dorarla una vez cocida para darle un toque extra de sabor y potencia. En ese momento final la podemos también condimentar de diferentes formas.

Cocinar la mazorca de maíz cruda

Si tenemos la mazorca cruda, después de haberla limpiado, la pincelaremos con mantequilla cubriendo bien sus granos y la meteremos a cocer en agua abundante durante unos 30 minutos. Una vez tengamos los granos tiernos, la secamos y ya la tenemos lista para consumir.

Sin embargo, para darle un toque extra de sabor, una vez cocida, la volvemos a pintar con el pincel de mantequilla o aceite de oliva y la doraremos unos minutos en una sartén o parrilla. Con un par de minutos por cada lado bastará para darle un toque extra jugoso lleno de sabor.

Luego solo queda condimentar al gusto y disfrutar. Podemos añadir, por ejemplo, unas escamas de sal y pimienta blanca o rosa.

Cocinar la mazorca de maíz
previamente cocida

Si partimos de la mazorca ya cocida, el tiempo de cocinado se reduce. Hoy en día es muy habitual encontrar las mazorcas de maíz ya listas para comer, como las de Huercasa.

En este caso, simplemente doraremos la mazorca, pincelándola con mantequilla de calidad o aceite de oliva y dorando todas sus partes a la brasa o fuego, en una parrilla, sartén o plancha. Salpimentar o acompañar con tu salsa preferida.

Además de consumir la mazorca entera, tenemos la posibilidad de desgranarla, para incorporar después los granos de maíz a distintas preparaciones, tanto saladas como dulces.

Para desgranar la mazorca de maíz, nos encontramos con varias formas, siendo la más sencilla con un cuchillo ir cortando longitudinalmente la mazorca lo más cerca del “tallo” posible. Así irán saliendo una especie de lonchas de maíz, que después iremos con la mano desmenuzando de tal manera que tendremos los granos de maíz listos para añadir a nuestros platos.

Otra forma de desgranar la mazorca de maíz es usar utensilios específicos para ello. Existe en el mercado una especie de mandolina que hace la misma función que el cuchillo pero de forma más práctica y menos peligrosa.

Recetas con maíz

Además de tener muy buenas propiedades nutricionales, el maíz es muy versátil en la cocina. Aquí te ofrecemos algunas recetas que puedes preparar partiendo de la mazorca.

Conoce otros usos del maíz, además del alimentario.

Mazorca de maíz a la brasa con Chimichurri

Ten a mano los siguientes ingredientes:

Para la salsa chimichurri:

Una vez tenemos nuestras mazorcas cocidas, las pasaremos por la sartén para darles ese toque extra de sabor y de dorado que le va tan bien. Basta con pincelarlas con mantequilla de calidad o aceite de oliva y dejarlas dorar a fuego medio en la sartén. Acuérdate de ir girándolas para que todos sus lados queden doraditos. En unos cinco minutos en total estarán listas.

Por otro lado, vamos a preparar la salsa chimichurri. Lo ideal sería prepararla unas doce horas antes de consumir para que de este modo macere y quede más potente e impregnada de sabor. Solo hay que mezclar todos los ingredientes, emulsionar y dejar reposar.

A la hora de comer, bastará con servir las mazorcas y una salsera con la que salsearlas de nuestro chimichurri. Recomendamos no impregnar todas las mazorcas directamente con la salsa, puesto que es fuerte y lo ideal es probar antes e ir cogiendo el punto de sabor.

Empanadillas de maíz dulce

Toma nota y no dejes de prepararlas, es una de nuestras recetas estrella, y perfecta para disfrutarla en cualquier época del año.

Para hacer las empanadillas necesitaremos: obleas de masa de empanadillas, que podemos encontrar hoy día en cualquier supermercado, mínimo una empanadilla por comensal. Para rellenar haremos una mezcla de: huevo cocido, atún en conserva al natural, granos de maíz cocido y un poquito de salsa de tomate frito para poder hacer la mezcla untuosa.

Sala a tu gusto la mezcla, rellena las empanadillas y una vez cerradas fríelas en abundante aceite de oliva. Déjalas escurrir sobre papel absorbente de cocina para quitar el exceso de grasa y ¡listas para comer!

Ten en cuenta que, aunque son un aperitivo delicioso y además a los más peques de la casa les fascinan, al ir fritas son bastante calóricas, por lo que debemos reservarlas para un consumo puntual. Eso sí, usa siempre aceite de oliva de calidad para freír. Si quieres una preparación menos calórica, puedes pintar las empanadillas con un poco de huevo y terminarlas en horno o freidora de aire.

Mazorcas de maíz al estilo Elote Mexicano

Otra de las recetas con el maíz cocido que no puedes dejar de probar son las mazorcas de maíz al estilo elote Mexicano. Una de las formas más tradicionales de comer el maíz dulce en México, en fiestas y tradiciones, es esta preparación que podemos encontrar en sus puestos callejeros.

Necesitaremos:

Lo primero será atravesar las mazorcas longitudinalmente una vez las tenemos braseadas. Después las pintaremos con mayonesa abundante, las cubriremos de queso y les daremos un toque con el chile picante y la sal.

Macedonia de frutas y maíz dulce

No te pierdas otra de nuestras recomendaciones, esta vez en forma dulce. Qué mejor que usar un ingrediente como el maíz en la preparación de nuestros postres caseros, en este caso, nuestro postre preferido usando el maíz cocido es la macedonia.

Usa tus frutas preferidas para preparar una buena ensalada o macedonia de frutas con maíz dulce. Un plato fresco, nutritivo y saludable, apto para los más golosos y además sin remordimiento, ya que nos aseguramos estar ingiriendo una buena dosis de vitaminas y nutrientes de calidad.

En una ensaladera añade frutas de temporada en trozos que puedas llevarte a la boca directamente, como pueden ser el melón, sandía, melocotón, albaricoques, fresas…

No te olvides de añadir nuestro ingrediente preferido, pon un buen puñado de granos de maíz dulce cocido. Para darle un toque, agrégale zumo de alguna fruta, como naranja o manzana, y listo para tomar. Asegúrate que esté bien frío antes de servir y si te atreves pon unas hojas de hierbabuena en el zumo, le da un contraste muy rico.

Mazorcas de maíz con salsa de tomate

La receta preferida por los más pequeños de la casa. El toque dulce del maíz, sumado al de la salsa de tomate, hace que los más peques se chupen los dedos con esta receta. Apuntad:

Ten a mano los siguientes ingredientes:

Una vez tenemos la mazorca cocida y tierna, la cubrimos con la salsa de tomate frito y espolvoreamos el orégano seco por encima. Otra opción es poner una salsera individual de modo que vayamos impregnando la mazorca en cada bocado.

Mazorcas de maíz gratinadas con queso

¿Listo para disfrutar de una mazorcas de maíz gratinadas? Pues apunta, porque sólo necesitas:

Ten a mano los siguientes ingredientes:

Partimos de las mazorcas cocidas, las colocaremos en una fuente y las cubriremos con el queso de forma que queden todas bien tapadas, metemos al horno y gratinamos unos cinco minutos o hasta que la capa superior se haya tornado dorada.

Para acompañar podemos servir algún alimentos fresco para contrarrestar, como una buena ensalada.

Mazorcas de maíz en salsa de cilantro

Y para terminar esta receta de maíz que también debes probar:

Una vez tenemos las mazorcas cocidas las doramos en la sartén como venimos haciendo de forma habitual. Por otra parte hacemos la salsa mezclando el zumo de limón, la miel, la mantequilla derretida y la sal hasta tener una textura untuosa. En el último momento, añadimos el cilantro picado y servimos la salsa por encima de las mazorcas.