Maíz: un alimento muy versátil

El principal uso del maíz es el alimentario. Desde hace miles de años, sus distintas variedades se han usado para dar de comer a humanos y animales a lo largo del globo. Aprende más sobre la historia del maíz.

La forma más directa de comer el maíz es en mazorca, para lo que resulta especialmente adecuado el maíz dulce. Se puede preparar a la brasa, cocido, al horno… Otra forma muy habitual de tomarlo es desgranado, el popular maíz en grano que se utiliza tanto en las ensaladas.

Pero, además, el maíz se utiliza en numerosas preparaciones, muchas de ellas muy representativas de la cocina americana. Tacos, burritos, tamales, quesadillas… se preparan con tortillas de maíz, sin olvidarnos de las mundialmente consumidas palomitas de maíz.

El maíz tiene además múltiples derivados, como la harina de maíz, el jarabe, el aceite o la fécula de maíz, que se emplean para fabricar todo tipo de productos, desde caramelos y goma de mascar a cereales de desayuno, gelatinas o productos dietéticos.

¿Deseas saber más sobre las curiosidades del maiz?

Otros usos del maíz

Además de en la cocina, el maíz se utiliza para otros muchos usos, empezando, por supuesto, por la alimentación animal. De hecho, más del 80 por ciento del grano y el forraje de maíz que se produce en el mundo se destina a alimentación animal.

El maíz es un cereal muy nutritivo y es apto para todo tipo de animales. Se utiliza para alimentar ganado ovino, vacuno, porcino y aves de corral, generalmente mezclado con otros tipos de grano.

Pero los usos del maíz no acaban aquí, ya que se utiliza industrialmente para producciones muy variadas. Pinturas, papel, pasta de dientes, tintas, pegamentos, apósitos quirúrgicos y hasta combustibles y explosivos tienen su base en el maíz.

Además del grano, hay otras partes de la planta del maíz que pueden utilizarse. Es el caso de la hoja, que se usa en cocina en los tradicionales tamales, guisando los ingredientes en su interior, y que últimamente se emplea también en manualidades.

Los pelos o ‘barba’ del maíz también son utilizados en medicina natural para preparar infusiones. Se considera un potente diurético, por lo que es muy útil en la expulsión de cálculos renales, así como en otras afecciones urológicas.